Etiquetado: Gestión

La transparencia no es sólo mostrar las cuentas anuales

La transparencia es una poderosa herramienta a nuestro favor. Si estamos orgullosos de nuestra entidad y de nuestro buen trabajo ¿por qué no contarlo? Si lo hacemos bien y lo contamos, más posibilidades de crecer ¿no?

Ahora bien ¿sobra con exhibir nuestra cuentas anuales? Algo que además, seguramente, se lea poca gente…

visibilityHasta la fecha ha sido lo habitual. Pero en esto yo creo que las empresas tienen mucho que aprender de las organizaciones sociales. En estas entidades es habitual editar una memoria anual que además de las cuentas económicas presenta los proyectos, los beneficiarios, el impacto de sus acciones, etc.

Una empresa no tiene algunas de estas variables pero si puede informar sobre proveedores y/o clientes, mejoras de producto o servicio que se han conseguido, equipo de trabajo, asistencia a eventos, formación, entidades financieras con las que se trabaja, si se realizan acciones sociales, procesos de calidad, etc.

Yo estoy convencida de que el futuro de las empresas pasa no sólo por ofrecer productos y servicios que el mercado necesite, de forma sostenible y responsable, si no que además tendrá que informar sobre otros impactos: empleo que genera, qué inversiones hace, etc.

Y no bastará, se está viendo, con tener departamentos de RSC que laven la imagen. Esto no basta porque con las redes cada vez es más fácil saber si la empresa se está lavando la cara o si está limpia por completo.

Recomiendo al respecto leer el post de Carmen Martí “Códigos éticos I ¿Proceso o resultado?.

Si aún no has podido poner en marcha mecanismos de transparencia, puedes empezar por lo que he comentado más arriba. Y al mismo tiempo ser consciente de cómo se realizan los procesos de trabajo en nuestra organización puede ser un buen inicio. El balance del bien común nos puede servir de herramienta para controlar esos procesos.

También puedes consultar estas herramientas de transparencia, que aunque dirigidas a ONG, se pueden extraer ideas para todo tipo de entidades

Y a la hora de comunicar seguro que mi compañera Carmen Rodriguez podrá darte muy buenos consejos…

Anuncios

No pagues más comisiones de las necesarias

Vaya por adelantado que, personalmente, me llevo muy mal con las comisiones. No dejo pasar ni una, y me cuestiono cada comisión que una entidad financiera quiere cobrar a un cliente.

Es habitual mirar bien el tipo de interés que nos cobran por una operación de crédito o de préstamo, pero no lo es tanto revisar las comisiones que nos van cobrando a lo largo del año. Tampoco se tienen en cuenta a la hora de elegir entidad financiera.

comisiones forgesPero si nos descuidamos pueden suponer un coste importante y además la mayoría de las veces son un robo directamente.

Para evitar que sea la entidad financiera la que decida unilateralmente qué comisiones y qué intereses aplicará, hay que negociar y mirar la letra pequeña de los contratos. Si no, nos encontraremos con sorpresas desagradables. Y ojo con las promociones golosas, porque suelen tener trampa.

Normalmente si se mantiene un saldo medio no se pagan comisiones de gestión y administración. Si no es así pero existen otros productos contratados con la entidad, hay que insistir para que este tipo de comisiones no se carguen. Y si no, pues lo más sencillo es buscar otra entidad que te ofrezca mejores condiciones. Seguro que antes de que te vayas tu entidad te ofrece algo mejor 🙂

Más difícil es escaparse de las comisiones por hacer transferencias, pero se puede negociar el coste. Incluso se pueden evitar en aquellas que se realizan por internet, ya que en este caso a la entidad no le supone ningún trabajo. Aunque en el caso de pagos a proveedores yo optaría por la domiciliación de recibos antes que pagar por transferencia, además se ahorra tiempo.

Trata de evitar las devoluciones de recibos, porque sólo genera más costes ya que el proveedor girará de nuevo el importe devuelto más la comisión que le hayan aplicado. Es más fácil llamar y pedir  que no se gire el recibo, o ingresar dinero en la cuenta para que no se produzca la devolución. Es importante un buen plan de tesorería y un férreo control de nuestro saldo bancario y de los pagos comprometidos. También negociar con proveedores plazos, importes, etc.

Un buen plan de tesorería también nos puede ayudar a evitar el descubierto y las altísimas comisiones que esto supone. Cada vez que nos ponemos en esta situación la entidad financiera nos cobra directamente la comisión y además los intereses por el descubierto. Una solución puede ser solicitar que no se realice ningún tipo de descubierto. Esto puede generar devolución de recibos y también tiene coste, pero menor. Como ya he dicho antes, planificar bien nuestra tesorería y controlar saldos y pagos, es lo más útil para reducir este tipo de situaciones.

Contra el descubierto mira esta campaña de Facua:

También es importante tener las cuentas que sean estrictamente necesarias, no abusar de las tarjetas de crédito, mirar bien en qué cajero se saca efectivo, y si se saca contra crédito recordar que lleva comisión añadida, etc.

Por último, puede ser útil tener un cuadro histórico de las comisiones que nos han cobrado en las distintas cuentas que hemos abierto, así como de los intereses y comisiones de apertura y cancelación de créditos y préstamos. Así nos permitirá negociar con la entidad financiera teniendo más información.

Externalizar la contabilidad ¿Si o no, y cómo?

file0002027217859Externalizar la contabilidad no debería ser una decisión a la ligera. Estamos hablando de información importante y delicada. Pero es verdad que no todas las entidades se pueden permitir tener en nómina una profesional de la contabilidad. Depende del volumen de ésta, o de otras tareas que se puedan asumir al mismo tiempo y tener, entonces, un puesto de contable-administrativo.

Lo que no vale es tener una administrativa que también lleva la contabilidad, si no estamos seguros de que sabe llevarla. Introducir asientos en un programa contable parece fácil, pero no lo es. Y cualquiera no está preparado para llevar la contabilidad.

Tampoco vale contratar una asesoría, darle la documentación a última hora y de cualquier manera; y preocuparnos sólo de que nos den los impuestos del trimestre. Es la tónica habitual, pero yo no la recomiendo…

Si finalmente optáis por externalizarla mi recomendación es:

  • organiza con la asesoría un protocolo (plazos de entrega, preparación de la documentación, información a recibir, etc.)
  • lo mejor es que la documentación no salga de la empresa. Hoy en día hay herramientas suficientes para que la documentación no deba salir. Pero si no es posible lo mejor es entregarla bien archivada y clasificada; y que se devuelva lo antes posible
  • información que debéis recibir:
  1. balances de resultados y situación trimestral
  2. impuestos trimestrales y anuales
  3. información sobre:
  • si se pagan muchas comisiones.
  • si está bien organizada nuestra tesorería y cómo se puede organizar mejor.
  • la mejor manera de usar nuestro dinero “parado”.
  • cobros y/o pagos pendientes.
  • y otras cuestiones que puedan surgir

Toda esta información para que sea válida sólo podréis obtenerla si la documentación se entrega a tiempo 😉

  • otros servicios a contratar. Aunque lo habitual es la contabilidad y la fiscalidad, por qué no : mejora de procesos, gestión de cobros y pagos, reducción de costes, etc.

Si tenéis alguna duda más podéis escribirme a cregarla@gmail.com
¡ Saludos !

El Balance del Bien Común: una herramienta de gestión y de transformación de la economía

Cuando empecé a oír hablar de la Economía del Bien Común enseguida me llamó la atención. Creo que si todas las personas mirásemos por el bien común tendríamos un mundo sin desigualdades sociales y sin contaminar.

Este modelo pasa del afán de lucro y la competitividad como ejes del actual sistema, a que sean el bienestar común y el servicio a la sociedad y la cooperación los ejes fundamentales del desarrollo económico.

ebcEl modelo no es sólo una teoría de buenas intenciones. Está articulado en una matriz del bien común con una serie de indicadores que miden 5 valores: dignidad, solidaridad, sostenibilidad ecológica, justicia social y participación democrática y transparencia; y 5 grupos de interés principales a los que aplicarlo: proveedores, financiadores, empleados y propietarios, clientes y ámbito social.

Hace poco asistí a un taller formativo sobre esta matriz para poder conocerla mejor. De la mano de Lina Morell y Ana Rosa Moreno fuimos conociendo los diferentes indicadores y cómo medirlos.

Para mi lo más interesante de este Balance es que me parece una herramienta de gestión muy útil para plantearnos preguntas sobre nuestra entidad, y sobre todo enfrentarnos a los retos de mejorar todos aquellos procesos que no estén aportando al bien común.

Con este balance podemos conocer mejor nuestros proveedores y qué nos venden, de dónde son y qué alternativas tenemos; cómo nos relacionamos con nuestros clientes, si nuestra entidad es honesta al ofrecer sus productos y/o servicios, si colaboramos con otras entidades del sector (en lugar de competir …), con qué entidades financieras trabajamos, etc.

bien comúnLo importante no es conseguir la mayor puntuación del Balance, si no ir desgranando toda esta información e ir tomando conciencia de que está en nuestras manos mejorar todos estos aspectos. Pero además, y muy importante, promover cambios en nuestro entorno. Conforme cambiemos aspectos y comuniquemos por qué lo hacemos, es posible que otras entidades empiecen también a cambiarlos. Y de esta manera transformamos la economía. Caminando colectivamente hacia una economía social y responsable que ponga el acento en las personas.

Si quieres realizar el balance de tu entidad te aconsejo busques el grupo de personas y entidades que está trabajando en tu territorio. Puedes descargarlo desde la web e intentar hacerlo individualmente, pero no te lo recomiendo. Es más gratificante trabajarlo en comunidad y apoyarse en otras entidades para obtener respuestas diferentes y nuevas preguntas. En Valencia hay un asociación, y es además la sede de la Asociación Estatal de la Economía del Bien Común. El email de contacto es: empresas@ebcvalencia.org

¿Te animas?

Foto de felipegil