Etiquetado: comisiones

No pagues más comisiones de las necesarias

Vaya por adelantado que, personalmente, me llevo muy mal con las comisiones. No dejo pasar ni una, y me cuestiono cada comisión que una entidad financiera quiere cobrar a un cliente.

Es habitual mirar bien el tipo de interés que nos cobran por una operación de crédito o de préstamo, pero no lo es tanto revisar las comisiones que nos van cobrando a lo largo del año. Tampoco se tienen en cuenta a la hora de elegir entidad financiera.

comisiones forgesPero si nos descuidamos pueden suponer un coste importante y además la mayoría de las veces son un robo directamente.

Para evitar que sea la entidad financiera la que decida unilateralmente qué comisiones y qué intereses aplicará, hay que negociar y mirar la letra pequeña de los contratos. Si no, nos encontraremos con sorpresas desagradables. Y ojo con las promociones golosas, porque suelen tener trampa.

Normalmente si se mantiene un saldo medio no se pagan comisiones de gestión y administración. Si no es así pero existen otros productos contratados con la entidad, hay que insistir para que este tipo de comisiones no se carguen. Y si no, pues lo más sencillo es buscar otra entidad que te ofrezca mejores condiciones. Seguro que antes de que te vayas tu entidad te ofrece algo mejor 🙂

Más difícil es escaparse de las comisiones por hacer transferencias, pero se puede negociar el coste. Incluso se pueden evitar en aquellas que se realizan por internet, ya que en este caso a la entidad no le supone ningún trabajo. Aunque en el caso de pagos a proveedores yo optaría por la domiciliación de recibos antes que pagar por transferencia, además se ahorra tiempo.

Trata de evitar las devoluciones de recibos, porque sólo genera más costes ya que el proveedor girará de nuevo el importe devuelto más la comisión que le hayan aplicado. Es más fácil llamar y pedir  que no se gire el recibo, o ingresar dinero en la cuenta para que no se produzca la devolución. Es importante un buen plan de tesorería y un férreo control de nuestro saldo bancario y de los pagos comprometidos. También negociar con proveedores plazos, importes, etc.

Un buen plan de tesorería también nos puede ayudar a evitar el descubierto y las altísimas comisiones que esto supone. Cada vez que nos ponemos en esta situación la entidad financiera nos cobra directamente la comisión y además los intereses por el descubierto. Una solución puede ser solicitar que no se realice ningún tipo de descubierto. Esto puede generar devolución de recibos y también tiene coste, pero menor. Como ya he dicho antes, planificar bien nuestra tesorería y controlar saldos y pagos, es lo más útil para reducir este tipo de situaciones.

Contra el descubierto mira esta campaña de Facua:

También es importante tener las cuentas que sean estrictamente necesarias, no abusar de las tarjetas de crédito, mirar bien en qué cajero se saca efectivo, y si se saca contra crédito recordar que lleva comisión añadida, etc.

Por último, puede ser útil tener un cuadro histórico de las comisiones que nos han cobrado en las distintas cuentas que hemos abierto, así como de los intereses y comisiones de apertura y cancelación de créditos y préstamos. Así nos permitirá negociar con la entidad financiera teniendo más información.

Anuncios