Categoría: RSE

¿Con qué entidad financiera trabajo?

Sabemos que es muy importante la entidad en la que depositar nuestro dinero por el uso que esa entidad haga de él. Además también necesitamos que cubra nuestras necesidades operativas.

Como ya cuento en “la banca ética no es una ong” la mejor opción para asegurarnos un buen uso de nuestro dinero es, precisamente, la banca ética, y otros modelos de banca que trabajan y han trabajado de forma responsable.

banco¿Pero puede cubrir también nuestras necesidades operativas?

La llegada de algo nuevo, siempre genera dudas. Pero hoy en día la banca ética puede ofrecernos todo tipo de servicios.

Por ejemplo, con Triodos cualquier persona jurídica y/o física puede realizar la mayoría de operaciones, habituales, que necesite (domiciliaciones de recibos, pagos de nóminas, transferencias, créditos, préstamos, anticipo de subvenciones, etc).

No operan con efectivo en sus oficinas, por lo que sólo se puede operar con la tarjeta de débito. Ésta tiene un coste de emisión de 18 €, para toda la vida de la tarjeta, y ningún tipo de coste por sacar de cualquier cajero. A nadie nos gustan las comisiones, a mi por lo menos nada. Pero teniendo en cuenta que no cobran comisiones de mantenimiento ni obligan a tener una cantidad mínima ingresada o ingresos periódicos mensuales (como otras entidades), y además remuneran las cuentas, pues no es tan mala opción.

Está creciendo considerablemente y ya se encuentra en muchas ciudades españolas.

Tenemos también la opción de Fiare, una propuesta de crear alternativas dentro del mercado financiero para construir una economía con otros valores al servicio de una sociedad más justa, y que de momento ofrece operaciones de ahorro (para aquellas personas, físicas y/o jurídicas que se identifiquen con los principios de Fiare) y de financiación (de proyectos con un impacto social positivo, que serán evaluados caso a caso).

Personalmente creo que es importante apoyar estas iniciativas para que crezca el modelo de banca ética. Ya que lo importante es ser responsables con nuestro dinero.

Para las personas que necesiten o sigan estando más cómodas con la banca tradicional tenemos las cooperativas de crédito y las cajas rurales, y las mejores referencias son Caixa Ontenyent y Caixa Pollença .

Otra buena opción es Caixa Popular una cooperativa de crédito que está extendida por toda la Comunitat Valenciana, que ofrece todo tipo de servicios, muy vinculada a proyectos locales, y con diferentes acciones sociales.

En general las cooperativas de crédito y las cajas rurales no han sucumbido de la misma manera que bancos y cajas de ahorros a la vorágine del ladrillo y otras operaciones, y están menos intoxicadas. Además suelen estar ligadas a poblaciones rurales y proyectos locales con lo que contribuyen a generar tejido productivo y vertebrar el territorio.

En este reportaje del programa Salvados “Jugando a banqueros” podéis ver un buen análisis sobre las Cajas de Ahorro. También ofrece información sobre Caixa Ontenyent.

Anuncios

La transparencia no es sólo mostrar las cuentas anuales

La transparencia es una poderosa herramienta a nuestro favor. Si estamos orgullosos de nuestra entidad y de nuestro buen trabajo ¿por qué no contarlo? Si lo hacemos bien y lo contamos, más posibilidades de crecer ¿no?

Ahora bien ¿sobra con exhibir nuestra cuentas anuales? Algo que además, seguramente, se lea poca gente…

visibilityHasta la fecha ha sido lo habitual. Pero en esto yo creo que las empresas tienen mucho que aprender de las organizaciones sociales. En estas entidades es habitual editar una memoria anual que además de las cuentas económicas presenta los proyectos, los beneficiarios, el impacto de sus acciones, etc.

Una empresa no tiene algunas de estas variables pero si puede informar sobre proveedores y/o clientes, mejoras de producto o servicio que se han conseguido, equipo de trabajo, asistencia a eventos, formación, entidades financieras con las que se trabaja, si se realizan acciones sociales, procesos de calidad, etc.

Yo estoy convencida de que el futuro de las empresas pasa no sólo por ofrecer productos y servicios que el mercado necesite, de forma sostenible y responsable, si no que además tendrá que informar sobre otros impactos: empleo que genera, qué inversiones hace, etc.

Y no bastará, se está viendo, con tener departamentos de RSC que laven la imagen. Esto no basta porque con las redes cada vez es más fácil saber si la empresa se está lavando la cara o si está limpia por completo.

Recomiendo al respecto leer el post de Carmen Martí “Códigos éticos I ¿Proceso o resultado?.

Si aún no has podido poner en marcha mecanismos de transparencia, puedes empezar por lo que he comentado más arriba. Y al mismo tiempo ser consciente de cómo se realizan los procesos de trabajo en nuestra organización puede ser un buen inicio. El balance del bien común nos puede servir de herramienta para controlar esos procesos.

También puedes consultar estas herramientas de transparencia, que aunque dirigidas a ONG, se pueden extraer ideas para todo tipo de entidades

Y a la hora de comunicar seguro que mi compañera Carmen Rodriguez podrá darte muy buenos consejos…

Buenas prácticas para la eficiencia energética en las organizaciones

KnowingAcaba de celebrarse en Valencia la conferencia final del proyecto europeo KnowInG (Inteligencia del conocimiento e Innovación para un Desarrollo Sostenible), en el que han participado el Centro Europeo de Empresas Innovadoras de esa ciudad y la Federació Valenciana de Municipis i Provincies. Como aportación al proyecto, ambas instituciones han querido contribuir a aumentar la competitividad de empresas e instituciones en las zonas rurales de la Comunitat Valenciana a través de la mejora en materia de ahorro y eficiencia energética.

Lo han hecho en línea con el objetivo estratégico 20/20/20 de la Unión Europea, que no es otra cosa que alcanzar una reducción del 20% en las emisiones de gases de efecto invernadero, un ahorro del 20% en el consumo de energía y la promoción de las energías renovables hasta que alcancen el 20% del total. Todo ello, como no, para el año 2020.

Como resultado del proyecto, en la conferencia presentaron una pequeña “Guía de buenas prácticas y recomendaciones en materia de ahorro y eficiencia energética”, con un capítulo dedicado a las empresas, que vale para cualquier tipo de entidad. Aquí os resumimos algunas de las aportaciones de la guía:

Medidas generales: introducir dispositivos más eficientes con menor impacto ambiental, y con una apuesta clara por las energías renovables a través de equipamientos como las calderas de biomasa, los paneles solares y los pequeños aerogeneradores. Son más rentables económica y energéticamente.

Iluminación: lo sabemos pero conviene recordar que hay que apagar las luces cuando no sean necesarias, aprovechar al máximo la luz natural y renovar los sistemas de alumbrado para cambiarlos por los más eficientes y rentables. Instalar interruptores horarios y sensores y programarlos adaptándolos a las necesidades de iluminación según la época del año son ideas a tener en cuenta.

Calefacción y aire acondicionado: las temperaturas medias idóneas son 20º en invierno y 24º en verano. La calefacción y los termos eléctricos pueden sustituirse por modelos más eficientes o por acumuladores nocturnos. Solar2

Sistemas de gestión energética: realizar una auditoría energética permitirá detectar las principales fuentes de consumo y te facilitará tomar decisiones sobre el ahorro y la eficiencia de procesos e instalaciones, y las inversiones que sean necesarias. Deberás definir una serie de indicadores de referencia de los consumos energéticos que te permitan un mayor control y seguimiento contable del gasto energético. Si vas a hacer reformas del espacio de trabajo, ya sea una oficina o una nave industrial, será el momento de aplicar soluciones tecnológicas más avanzadas en materia energética.

Formación y sensibilización: elaborar y aplicar unas buenas estrategias de información y formación para empleados, proveedoras y consumidores será esencial para cumplir tus objetivos.

Ayudas públicas: aunque ya sabemos cómo están las cosas ahora, conviene no perder de vista las posibles ayudas en materia de ahorro, eficiencia y energías renovables. El IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) y la AVEN (Agencia Valenciana de la Energía) convocan este tipo de ayudas a nivel estatal y a nivel autonómico, respectivamente.

Y tú, ¿cómo lo haces en tu organización? ¿Se dedica tu empresa a realizar este tipo de instalaciones o auditorías?

Radiografía de la desconfianza de los españoles hacia las empresas

La crisis económica parece estar pasando una enorme factura a la confianza de los españoles hacia las empresas y sus políticas de RSE, según se ve en las respuestas que han dado en el último Eurobarómetro que acaba de publicar la Comisión Europea sobre la cuestión. Aquí os dejamos algunos datos de la encuesta para reflexionar sobre las actuaciones más o menos responsables de las empresas y cómo se perciben por la sociedad:

  • Eurobrarometro750Información sobre la RSE: Solo el 23% de los españoles se siente informado de lo que hacen las empresas para actuar de forma responsable.Y no es por falta de interés: al 75% le gustaría tener buena información al respecto.
  • Pérdida de confianza: el 46% de nuestros conciudadanos piensa que las empresas están ahora menos preocupadas que hace 10 años sobre cómo influyen en la sociedad. Mala cosa…
  • Aunque creemos en las PYMEs: el 79% piensa que las pequeñas y medianas empresas se preocupan por ser responsables, mientras que ese porcentaje es del 43% para las grandes empresas. Y, lo que es más interesante: el 53% cree que las grandes no se esfuerzan por actuar responsablemente.
  • A nivel europeo, por sectores: se considera que el alimentario y el agrícola son los que más trabajan por ser responsables (70% de los encuestados), seguidos de la distribución y los supermercados (67%) y las TICs (62%). Seguro que no os sorprenderéis si decimos que los sectores financiero y bancario, la minería, el petrolífero y el gasístico son los que menos se cree que se emplean en lo de ser responsable.

Y para terminar, ¿cuáles creen los españoles que son las principales aportaciones que hacen las empresas a la sociedad? Mayoritariamente, la creación de empleo (55%), seguida por la contribución al crecimiento económico (27%). En el otro lado de la balanza, como principales contribuciones negativas se señalan la corrupción (49%), las malas condiciones laborales o el incumplimiento de las leyes en esta materia (42%) y la reducción de puestos de trabajo (41%). Como veis, aquí tampoco hay sorpresas.

Con estas opiniones, está claro que vendrá bien pensar y debatir sobre en qué debemos hacer hincapié si queremos ser empresas responsables, y cómo estamos comunicando lo mucho que se aporta a la sociedad, si es que comunicamos. ¿Qué opinas? ¿Qué hacéis desde vuestra empresa o entidad para ser responsables y contarlo?

Eurobarometro-cómo-influyen-las-empresas-en-la-sociedad